Noticias Artículos
Buscar
ENVIAR NOTICIA TU CUENTA NOTICIAS ARTÍCULOS ZONAS AGENDA ENLACES STAFF CONTACTO RSS Feed
  
 
Ophelia's Dream - 'Not A Second Time'    
(724 palabras totales en este texto)     Versión para imprimir


[01] Lady Magdalen
[02] Egredimini
[03] Exolutio
[04] Saltarno
[05] De Torrente
[06] Amica Mea
[07] All Beauty Is Lost
[08] Il Vecchio Castello
[09] Interlude I
[10] Ladonna Wosh
[11] Interlude II
[12] Quae Dementia
[13] Lady Magdalen's Reprise
[14] Danse Macabre

Ophelia's Dream - Not A Second Time (Extract)

Título: "Not A Second Time"
Grupo: Ophelia's Dream
Sello: Kalinkaland
Año de Edición: 2004
Género: Neoclassical
Puntuación: 9 / 10

Web:
Ophelia's Dream:
www.opheliasdream.de
Kalinkaland:
www.kalinkaland.de



       Largo tiempo llevábamos esperando el obligado regreso de Ophelia’s Dream. Y al fin, cuando ya casi habíamos perdido la esperanza, este duo alemán regresa a la actualidad musical con este trabajo titulado Not A Second Time.

Han sido 6 años de silencio desde el EP Stabat Mater que publicaron en 1999 y 8 desde su debut All Beauty Is Sad, de 1997. Un debut que los encumbró hacia el reconocimiento masivo por parte de los fans de la música gótica de orientación más clásica, convirtiéndose en poco tiempo en una clara referencia para grupos como los franceses Dark Sanctuary o los italianos Gothica.

En este nuevo título han seguido con su estilo característico, pero a la vez han resaltado los ambientes y los pequeños detalles, se nota un leve aumento de las influencias medievales y hasta se aprecia cierto toque oriental. Son inevitables las comparaciones con Dargaard o los veteranos Elend, por citar algún grupo, aunque está claro que Ophelia’s Dream no tienen nada que envidiar a cualquiera de las bandas de música neoclásica con operística voz femenina al frente.

El disco comienza a girar y Ophelia’s Dream nos presentan a 'Lady Madgalen', una larga introducción que nos refresca un poco la memoria acerca de cómo era su sonido la última vez que tuvimos el placer de escucharlo. Podemos comprobar que la esencia no ha cambiado. Al contrario, todo lo que era All Beauty Is Sad se ve aquí acentuado gracias a una mejor producción. Al adentrarnos un poco más en el disco ('Egredimini' y 'Exsolutio'), nos empieza a invadir una serenidad desoladora causada por la bella voz de sirena de Susanne Stierle, una de las más grandes del género, que cumple todos los requisitos para aspirar al trono de las llamadas heavenly voices.

El viaje prosigue con 'Saltarno' hacia terrenos más medievales debido a la pegadiza melodía de teclado que nos trae a la mente a los desaparecidos Die Verbannten Kinder Evas y al que se le incorporan unos violines celtas para acabar convirtiendo la canción en una festiva danza pagana.

Las barrocas composiciones de Dietmar Greulich, forman una compleja y sólida base en la que sustentar los cánticos celestiales de Susanne. Las más elaboradas recuerdan ligeramente a las partes instrumentales de Sopor Aeternus, con multitud de instrumentos superpuestos y perfectamente compenetrados.

Continuando el recorrido por esta obra de arte, no podemos sinó sorprendernos al escuchar una grave voz masculina emerger del quinto tema, 'De Torrente', más ambiental que el resto. Todo un acierto que ofrece un claro contraste entre las dos voces. La sorpresa se reduce al pasar de canción y llegar a 'Amica Mea': una creciente sinfonía épica hace reaparecer los flashes de All Beauty Is Sad. No hay duda de que son ellos. Ophelia’s Dream han vuelto.

A partir de ahí, Susanne se retira temporalmente y Dietmar se dispone a dar rienda suelta a toda su creatividad musical, decantándose hacia la vertiente más clásica del grupo que ya pudimos escuchar en Stabat Mater. Al piano protagonista se le añaden el violín y el cello para un sutil recorrido instrumental por el romanticismo de 'All Beauty Is Lost' e 'Il Vecchio Castello'.

Un primer interludio nos prepara para recibir de nuevo a la estupenda vocalista en una de las mejores canciones del disco: 'Ladonna Wosh'. Aquí la percusión se abre camino hacia primera fila entre violines y magníficos cánticos para culminar en un estallido de fuerza y belleza a partes iguales. El segundo interludio en forma de percusión tribal se encarga de cerrar este pequeño y agradable paréntesis para que podamos ir concluyendo nuestro camino. Pero antes, el contraste de voces se nos presenta de nuevo en 'Quae Dementia', en un contexto más bien ritual.

Al fin, Lady Magdalen, más breve que al principio, nos anuncia que se acerca la triste hora del adiós con un hermoso reprise de aires franceses. Sólo hay tiempo para un majestuoso vals final, la 'Danse Macabre', antes de despedirnos de nuestros acompañantes sonoros, desearles buena suerte y únicamente pedirles que, algún día, vuelvan a darnos la oportunidad de escuchar su música. Aunque tengamos que esperar otros 6 años, seguro que valdrá la pena.



Trabajo comentado por: MasterOfDusk

*(Derechos Reservados)*

[ Volver Reseñas | Índice de las Secciones ]

Búsqueda de Artículos relacionados

Por Autor: MasterOfDusk
Por Sello: Kalinkaland
Por Estilo: Neoclassical

Enlaces Relacionados dentro de Sonidobscuro
(Entra como usuario registrado y tendras mas prestaciones)
  
 
Copyright © Sonidobscuro. Todos los derechos reservados