Noticias Artículos
Buscar
ENVIAR NOTICIA TU CUENTA NOTICIAS ARTÍCULOS ZONAS AGENDA ENLACES STAFF CONTACTO RSS Feed
  
 
My Insanity - 'Scattered soul puzzle'    
(1131 palabras totales en este texto)     Versión para imprimir


[01] My World
[02] Cocaine
[03] Call my name
[04] Extinct
[05] Champagne For Me
[06] Wake Up ... Prisoners!
[07] 3 Monkeys
[08] Giants Little Ghost
[09] Anything To Anyone
[10] Tiefenrausch
[11] Some Days
[12] Good Bye In The Bloodred Sky

Título: "Scattered soul puzzle"
Grupo: My Insanity
Sello: Season of Mist
Año de Edición: 2005
Género: rock melódico/ gothic metal/ pop
Puntuación: 9.75 / 10

Webs:
My Insanity:
www.my-insanity.com
season of mist:
www.season-of-mist.com



      

Dicen que la felicidad es algo efímero que se desvanece ante nuestros ojos antes incluso de que podamos llegar a experimentarlo en su plenitud. Por eso, muchos soñamos con capturar uno de esos instantes y retenerlo para poder volver a evocar las sensaciones que nos produjo en el momento de su aparición. Siempre he preferido hablar de dicha antes que de felicidad. La dicha se puede encontrar en muchos lugares inalcanzables para aquella. Entre ellos, en la melancolía. ¿Acaso no puede esta llegar a ser un estado dichoso entre la alegría y la tristeza?

La sensación dichosa puede llegar ante el encuentro con la belleza. Y este encuentro se puede producir a través de artes como la música. A través de un disco lleno de belleza conmovedora. Cincuenta minutos de dicha dentro de una caja, musicalmente retenidos en un círculo brillante que gira una y otra vez secuestrándonos y transportándonos al universo intagible que guarda en su interior.

Así es el nuevo trabajo de My Insanity, ‘Scattered soul puzzle’. La obra que, si no los catapulta definitivamente, no hará más que confirmar la mirada ciega y el oído sordo del mainstream oscuro a día de hoy.

Para quien ya conozca a estos alemanes, este lanzamiento no es ninguna sorpresa, sólo la confirmación de una trayectoria que se inició con el redondo ‘Still Dreams In Violent Areas’. Una bocanada de aire fresco en una escena que, como otras muchas dentro del metal, comenzaba a estar saturada de formaciones clónicas, tanto sonora como estéticamente. Además de lo genuino de su sonido, este disco tenía otra cosa aún más importante, fundamental: traspasaba la mente a través del oído y llegaba directamente al corazón guiado por la voz de un enigmático Faust, que logra iluminar la melodía más tenebrosa estremeciendo al oyente. Luz y oscuridad. Felicidad y tristeza. Melancolía. Dicha.

En un principio, este cedé llamó la atención de la crítica, pero acabó siendo engullido por otras propuestas mucho más oscuras, densas y estereotipadas. Las tinieblas devoraron a la luz, esta vez sin motivo para el regocijo.

Pasaron cuatro años hasta que apareció ‘Solar Child’, lo que demostraba que el conjunto no buscaba el éxito rápido, sino lo que debería buscar todo músico: encontrar la mejor forma posible de expresarse. Además, seguían creciendo artísticamente. El metal iba dejando hueco a los pasajes relajados en los que la protagonista seguía siendo una voz que iba creciendo hasta alzarse por encima de las guitarras eléctricas en estribillos majestuosos y pegadizos que, a día de hoy, siguen siendo lo más reconocible de la música del grupo.

De nuevo, el disco hizo poco más que cosechar unas cuantas críticas positivas, y el quinteto seguía sin cosechar demasiado éxito fuera de las tierras de habla teutona y a pesar de haber taloneado a Therion en una gira por toda Europa.

Ahora ve la luz este tercer larga duración, otro paso adelante en la carrera de estos excelentes ARTISTAS (con mayúsculas). También sin prisas, como en las dos ocasiones anteriores, nos llega otra obra maestra. El rock emocional y el blues se unen a la coctelera de influencias que recoge la ‘marca’ My Insanity. Faust despliega todo su arsenal de registros vocales (haciendo uso en ocasiones de filtros y efectos electrónicos) con un resultado espectacular en unas composiciones hechas para ser comandadas por su voz. Esto no significa en absoluto que el resto de instrumentos tengan un papel secundario: ya hemos hablado del eclecticismo como seña de identidad de este grupo. Cuerdas, teclados, samples y percusiones crecen alrededor de la maravillosa garganta de C.F en una demostración de que en la música, como en el arte, siempre hay un lugar para la esperanza.

Es difícil describir las canciones de un modo conciso en un caso en el que la emoción que transmiten llega a eclipsar la atención sobre otros aspectos, pero vamos a intentarlo.

Desde el primer segundo se reconoce a los autores de ‘My World’. Notas electrónicas y sincopadas dan paso a un sample de percusión, y este, a su vez, a una rítmica guitarrera que pronto acompaña una voz androide. La voz se va humanizando progresivamente hasta desembocar en un estribillo marca de la casa. El tema sigue evolucionando tras la segunda estrofa con un fragmento acústico y un solo de guitarra lleno de vida que es vuelto a recoger por el vocalista para llevar la canción a sus últimos segundos. Tras una pausa, un breve y hermoso fragmento ‘a capella’. Efímero, como la felicidad.

Cocaine’ significa una progresión en el sonido del conjunto. Estrofas que recuerdan a Bowie, ‘chorus’ que elevan el alma a un plano superior y un final que se mueve entre lo acústico y las guitarras repletas de energía. Un desarrollo similar (sin la presencia ‘Bowieana’) tiene ‘Call My Name’, también con una notable presencia de elementos pop.Las letras están en perfecta sintonía con la música y, como ella, su estilo es directo y sincero. La deshumanización, la locura y el arte como reducto de la imaginación y el librepensamiento humano en un mundo autodestructivo, el desamor...constituyen la temática que aborda la banda en este trabajo.

‘Extinct’ y ‘Giants little ghost’ son dos piezas breves en las que el cantante, esta vez de una forma suave y melancólica, es el protagonista absoluto, sólo acompañado por algunas atmósferas, ritmos suaves y pequeños sonidos sampleados de distinta naturaleza. El comienzo de ‘Giants little ghost’ puede llegar a recordar a Morthem Vlade Art en su etapa más reciente.

Champagne for me’ cambia el tempo. Guitarras más rápidas y pesadas en las estrofas y un ‘chorus’ casi rapeado que llega a parecerse a los de Stromkern en ‘Light it up’. En ‘Wake up prisoners’ encontramos un estupendo rock emocional, a veces casi progresivo, tranquilo, ideal para ser disfrutado en un momento de relax. ‘III Monkeys’ comienza con ritmos de guitarra sencillos y repetitivos estilo Rammstein y continúa dejando casi solas a la batería y el teclado para acompañar a la voz. El estribillo vuelve a ser otra vez el punto más fuerte de los muchos que tienen las canciones de la banda.

Las notas que introducen ‘Anything to anyone’ conducen el resto del corte. La velocidad baja y el estribillo es, seguramente, el segundo mejor del trabajo (después del de ‘Some Days’). Y ya es decir. Aquí hay menos variedad que en otras composiciones, pero, a cambio, esta es una de las más pegadizas.‘Tiefenrausch’ tiene partes de rítmica reggae y, de nuevo, se hace difícil de describir con palabras.

El cierre del compacto es increíble. ‘Some Days’ debería triunfar en los clubes y, por si se echaba algo de menos, ‘Goodbye in the bloodred sky’ es un blues que haría llorar al mismísimo Clint Eastwood en alguno de sus westerns. Toda una joya en un disco que es un tesoro.

Imprescindible.




Trabajo comentado por: Jesús Fernández - [FEB:06]

Enlaces de Interés: [My insanity]

*(Derechos Reservados)*

[ Volver Reseñas | Índice de las Secciones ]

Búsqueda de Artículos relacionados

Por Autor: Jesús Fernández
Por Sello: Season of Mist
Por Estilo: rock melódico
Por Estilo: gothic metal
Por Estilo: pop

Enlaces Relacionados dentro de Sonidobscuro
(Entra como usuario registrado y tendras mas prestaciones)
  
 
Copyright © Sonidobscuro. Todos los derechos reservados