Angelspit - 'Krankhaus'
Angelspit es uno de esos fenómenos de la mediática moderna donde prima la combinación de imagen, accesibilidad y ser vendible sobre la calidad del producto en sí. Vamos, que mucho ruido y pocas nueces. Puesto que el mundo gótico con sus revistas especializadas, charts alternativos y tiendas por internet se diferencia en la actualidad poco del mainstream en la forma de vender el producto, Angelspit lo tienen fácil para ser un hit. El grupo lo forman Destroyx y Karl, llegan desde Australia y ya habían lanzado un álbum debut en el 2004 llamado ‘Nurse Grenade’, pero no ha sido hasta este pasado verano, con el lanzamiento de ‘Krankhaus’ que han llamado la atención de la escena. No sólo por la facilidad de sus temas, su energía y su violencia; sino porque la imagen del disco es especialmente cuidada. Este año, a finales de enero, Dancing Ferret –que ha visto el filón – reedita el disco en una edición limitada doble, incluyendo un álbum de remezclas.

Fundamentalmente se trata de un sonido que combina lo fácil del cyperpunk 'a la Aatari Teenage Riot' con toques de nu-metal. Guitarras duras, bases rotas, voces chillonas recitadas, paradas, y estructuras predecibles. Los temas son cortos y compactos. Numerosas veces se introducen toques de experimentación, aunque siempre secundan unos estribillos muy fáciles. Los temas tienen una producción esmerada, y resultan efectivos. Sacados de contexto, pueden ser hits de club y temas atractivos para recopilatorios. Como parte del disco, acaba dando la sensación de que uno oye un mismo tema muy largo.

'100%' mantiene el medio tempo. Los sintetizadores son simples, de carácter techno con ramalazos acid y dan bastante atractivo a la canción. La voz pertenece en su totalidad a Destroyx. 'Juicy' es otro tema curioso, donde la voz de Karl se llena de un deje sensual y evasivo. 'Black Wine' rompe con lo establecido por la banda y presenta un corte que combino el espíritu techno pop con una estructura industrial, carente de voz.

Sobre el disco bonus de remezclas, como todos los trabajos de esta índole, incluye temas más interesantes que otros. Combichrist hace una remezcla excelente y macarra de 100% que podría haber bautizado por su pseudónimo de Scandy mucho más acertadamente. En general las remezclas tiran por dos opciones, la de 'metalizar' el tema y la 'industrializarlo' o acercarlo hacia el electrodark. 'The Process Void' convierten a 'Scars & Stripes' en un denso tema de metal en toda norma mientras que Angel Theory consigue que la voz de Destroyx nos recuerde preocupantemente a Douglas McCarthy. The Tenth State intentan convertir 100% en un tema interesante de electro pop fracasando, puesto que le quitan gran parte de su interés al ser tan repetitivo, aunque su versión de 'Elixir' queda resultón.

La banda australiana ha hecho un disco considerablemente lineal donde s pronuncian de un modo muy claro sobre los estilos que persiguen. Aún así, en algunos temas trabajan con bastante libertad introduciendo arreglos de todo tipo y paseándose desde las densas guitarra hasta la electrónica o el industrial sin sentirse dictaminados por ninguno. 'Krankhaus' pavimenta, por tanto, su pertenencia clara a una escena, mientras deja sombras de diversas posibilidades futuras en algunos rincones.



Este artículo proviene de Sonidobscuro: Portal de Música Oscura en Castellano
http://www.sonidobscuro.com

La dirección de esta noticia es:
http://www.sonidobscuro.com/sections.php?op=viewarticle&artid=1631