Agalloch - 'Ashes against the grain'
'Ashes against the Grain' es una perfecta muestra de auténtico dark metal: Puede tener momentos de una belleza estremecedora, riffs adictivos e incluso un interesante toque folk; pero es, fundamentalmente, un trabajo introspectivo, concebido para ser oído en soledad y de un espíritu esencialmente melancólico y depresivo.

Requisitos indispensables para disfrutar de este compacto: un día lluvioso, una ventana por la que mirar al cielo, nada excesivamente importante en lo que pensar y, sobre todo, un estado anímico resistente y sin altibajos.

Definición de la música: métanse en una batidora los sonidos de los primeros Katatonia, In The Woods en sus comienzos, Rapture, Draconian, y, sobre todo, de 'Arte Novecento' y 'Novembrine Waltz', creados por los italianos Novembre. Añádanse gritos de desesperación con cierto toque black (a lo Dimmu Borgir en 'Stǒrmblast') y voces claras suaves y emotivas y mézclese todo a un ritmo más lento que el de las bandas arriba citadas. Tendremos algo muy parecido a Agalloch.

Los temas de este cedé están basados en ritmos minimalistas de guitarra con un cierto toque progresivo en el desarrollo de las canciones. No obstante, aparecen también con cierta frecuencia fragmentos conducidos por la guitarra acústica y algún leve acompañamiento de teclados. A pesar de la velocidad rebajada y de una mayor monotonía que la de los grupos mencionados, las canciones no llegan a resultar en ningún momento aburridas o pesadas, ya que los cambios en las melodías se van sucediendo de forma gradual y siempre en el momento justo. No cabe ninguna duda de que este trío norteamericano con alma noreuropea y con ya siete años de carrera a sus espaldas conoce su oficio y lo desempeña con maestría. 'Ashes against the grain', sobre todas sus virtudes y defectos, es un disco muy bien hecho. Las composiciones son equilibradas, el peso de los distintos tipos de voces está muy bien repartido, y, desde el primer momento, las melodías invitan a sumergirse en ellas y dejarse llevar. En este caso particular más que en el resto, los cortes forman parte de una obra conceptual y ninguno cobra protagonismo por encima de los demás, aunque 'Not unlike the waves' y 'Our fortress is burning I…' resultan especialmente conmovedores. Pero todos forman parte de un solo paisaje, una idea, una sensación, y como tal deben disfrutarse.

Lanzamiento imprescindible para los amantes del género. No apto para escuchar en momentos de decaimiento emocional.



Este artículo proviene de Sonidobscuro: Portal de Música Oscura en Castellano
http://www.sonidobscuro.com

La dirección de esta noticia es:
http://www.sonidobscuro.com/sections.php?op=viewarticle&artid=1543