Depeche Mode - 'Recording The Angel (22nd July 2006 – Live at San Sebastian Stadio Anoeta - Spain)'

Durante los últimos meses los engranajes de la pesada maquinaria de marketing de Depeche Mode han funcionado sin descanso. Al lanzamiento de su ‘Playing The angel’ a finales del pasado 2005 le han seguido varios sencillos, un próximo ‘Best Of’ con single inédito incluido, y una mastodóntica y triunfante gira mundial que les ha tenido ocupados durante 10 meses y de la que se han elegido 50 conciertos para su inmortalización en una serie limitada de caprichosos ‘bootlegs oficiales’. Entre esas citas digitalizadas bajo el título ‘Recording The Angel’, se encuentra la actuación de los de Basildon en San Sebastián del pasado 22 de julio de 2006, objeto de esta reseña y mágica velada a la que tuve el placer de asistir en directo. A lo largo de las próximas líneas no podré resistir la tentación de escribir en tiempo pasado durante gran parte del texto, e intentaré mezclar el contenido de este trabajo en cuestión con las sensaciones que viví en una noche en la que 20000 personas rendimos pleitesía y mostramos nuestra plena devoción, por una banda cuya discografía ha sido la banda sonora de cada una de las etapas de nuestra vida.

Centrándonos primeramente en el soporte, estas ediciones limitadas para coleccionistas llegan recopiladas en dos CDs dentro de una caja de plástico de moderno diseño y con un libreto ilustrado con doce fabulosas instantáneas en blanco y negro, recogidas durante varios momentos de la gira por el viejo conocido Anton Corbijn. Cada trabajo viene personalizado con la fecha y lugar del concierto impresos en ambos CDs, en la portada frontal, y en una postal interior en la que aparece el tracklist con el nombre de las 21 pistas.

Musicalmente hablando, Depeche Mode descorcharon en San Sebastián un set muy completo, de lo mejorcito mostrado en todos sus conciertos, en el que alternaron como es lógico temas de su último disco con sus consagrados ‘greatest hits’. Aunque los temas nuevos aún no tienen la pegada suficiente en directo si los comparamos con sus clásicos, algo normal hasta cierto punto, alguno de ellos estoy seguro que con unos años más de ‘fermentación’ conseguirán convertirse en imprescindibles en futuras giras. Del sonido conseguido en los discos, que puedo contar, una producción muy aceptable dificil de encontrar en otros trabajos en directo y una ejecución que demuestra que el tiempo parece no pesar en el talento de los reyes del pop electrónico. Solo le encuentro una pega a este aspecto y es el bajo volumen de los graves en dos temas, los que considero más representativos del concierto además, ‘Enjoy The Silence’ y ‘Never Let Me Down’.

Tras una intro futurista y expectante fueron los acordes distorsionados de ‘A Pain That I’m Used To’ los que sacaron al escenario a los protagonistas de la noche, encabezados por un Dave Gahan exultante que no paró de agitarse y de pedir al respetable la entonación de estofas y estribillos durante las dos horas de actuación, robando casi todo el protagonismo a Andrew Fletcher y a un Martin Gore muy aclamado por el público. Como en casi todos los sets de la gira le siguieron calentando los motores el enérgico ‘A Question of Time’, y los recientes ‘Suffer Well’ y ‘Precious’ algo descafeinados en directo pero muy coreados. Con un Gahan ya desnudo de cintura para arriba luciendo su colección de tatuajes, llego el primer momento mágico de la noche de mano de la oscura liturgia de ‘Walking In My Shoes’, alargada hasta los seis minutos y medio y finiquitada con ese maravilloso solo de guitarra que parecía sollozar sobre el escenario. Un sonido traqueteante y la explosión de un motor nos anunciaba el siguiente hit, ‘Stripped’ ya con la gente entregada al máximo y la adrenalina rebosando por los poros. Llegados este punto le llegó el turno a los habituales entorchados con Martin Gore a las voces, ‘Home’ y ‘It Doesn’t Matter Two’, aceptable y cautivador el primero, más aburrido el segundo. Para llegar al ecuador de su actuación Depeche Mode se valieron de la conocida versión guitarrera de ‘In Your Room’, del impresionante ‘Nothing’s Impossible’ de su último larga duración, denso y melancólico como pocos, y de los aires gospel de ‘John The Revelator’.

El trío reservo su artillería pesada para la segunda mitad de la noche con los temas aparecidos en el trabajo dentro del segundo CD. De primeras ‘I Fell You’ con su ritmo obsesivo y sus poderosos riffs de guitarra dando cobertura a la pose más rockera de Gahan que se desgañitó hasta la extenuación. Después de ‘Behind The Wheel’, uno de los más esperados de la noche, llegó la cadena de grandiosos singles de ‘Violator’. ’World In My Eyes’, ‘Personal Jesus’, y el inevitable ‘Enjoy The Silence’ llenaron veinte minutos inolvidables de nuestra vida en un constante déjàvu de emociones y experiencias pasadas. La calma tras la tormenta arribó con el ‘Somebody’ de Gore acompañado únicamente de las notas de piano que brotaban de sus dedos. Un baño de multitudes en toda regla en el instante más emotivo de la noche. Justo después, pasada la medianoche y para sorpresa de los allí congregados, Gahan nos pidió entonar un Happy Birthday para Martin, que acababa de entrar en el día de su cumpleaños. Ya en la recta final sonó ‘Photographic’, tema que pese a contar ya con más de 25 años de edad sigue acelerándonos el pulso. Y como colofón esperado ‘Never Let Me Down’, un final épico para llegar a la catarsis con el gentío agitando los brazos de izquierda a derecha desde las primeras notas.

Sin duda nos encontramos ante una joya interesante para todos los depecheros en general, pero de un valor tremendo para aquellos que tuvieron la suerte de vivir en directo el contenido de este par de CDs. Un documento sonoro que a algunos nos servirá para recordar a futuras generaciones que ‘yo estuve allí y viví para contarlo’.





Este artículo proviene de Sonidobscuro: Portal de Música Oscura en Castellano
http://www.sonidobscuro.com

La dirección de esta noticia es:
http://www.sonidobscuro.com/sections.php?op=viewarticle&artid=1508