Metalway Festival [28-30:JUL:06]
Los días 28, 29 y 30 de Julio tuvo lugar la segunda edición del Metalway Festival, dando cabida a las diversas vertientes que existen actualmente de la música metal.

El festival abrió sus puertas con la actuación de Dreamaker, la cual no llegué a ver a tiempo pero si escuché buenas opiniones al respecto. A continuación tocaron los norteamericanos Benedictum, sorprendiéndome gratamente la modulación de su cantante Verónica, demostrando la fuerza de sus cuerdas vocales. Asimismo, cabe destacar la contundencia de su batería y el sonido claro del bajo, remarcando constantemente su presencia. Tras esta sublime actuación, llegó el turno de los españoles Hamlet y tras ellos, los fineses Finntroll con un ritmo trepidante en las guitarras, un teclado con toques muy personales y una voz gutural excelsa; pero lo más importante es que supieron mantener a su público animado en todo momento.

Después del peculiar estilo de los fineses, se alzó al escenario Nevermore. A pesar de que la voz se escuchó muy baja en algunas canciones, se suplió este problema con la corpulencia de la batería. El día prosiguió con el concierto de Brainstorm, quienes nos hicieron vibrar desde la primera canción. Los gritos de Andy al más puro estilo heavy metal acompañados por la velocidad de sus guitarras y la potencia de su batería hicieron que el público no parase de bailar y cantar. Acto seguido, cambiamos a un grupo más calmado, The Gathering, quienes nos deleitaron con su pop/rock, ya alejados de la música de su primera etapa. Tuvieron buen sonido, excepto que a la voz de Anneke le faltó energía.

Y por fin llegó el momento más esperado por lo asistentes al festival, Annihilator, cuyo contraste de voces fue perfecto y los cambios de ritmo de las guitarras y el bajo estuvieron muy acordes con el conjunto de voces; creando una atmósfera única basada en compases súbitos y voces atronadoras.

Próximos a la medianoche, Ángeles del Infierno nos recordaron que el rock nacional, pese a los años que llevan encima y que se dejan notar en la voz del cantante, no ha muerto. Tocaron todos sus mejores temas, como 'Maldito sea tu nombre', 'A cara o cruz' o 'Fuera de la Ley'; integrando al público al corear los estribillos. La medianoche se ciñó en torno a Kreator, quienes tocaban por segunda vez en este festival y en cuya edición anterior habían dejado su listón muy alto; nos volvieron a deslumbrar con su sonido estructurado y claro, notándose una mejora en sus composiciones.

El día siguiente amaneció soleado y muy caluroso, por lo que la jornada se presentó bastante cruda, aún así eran superiores las ganas de pasarlo bien y sobre todo, disfrutar y emocionarse con los conciertos después del buen sabor de boca que nos habían dejado los anteriores. Nada más entrar en el recinto se sufrió la primera variación del festival, Rage no pudo estar a la hora fijada y fue reemplazado por Axxis, que tocaba en tercer lugar.

Cuando el sol ya estaba en lo alto, subieron al escenario Arch Enemy con muchísima fuerza. Su directo fue sublime, especialmente por las variabilidades de las voces guturales de Angela, las guitarras chirriantes y estrepitosas, el desbordamiento de ritmos de su batería y la contundencia del bajo. Fue tan espectacular su actuación que cuando llegaron Rage, necesitábamos continuar con esa energía y estos chicos lo que consiguieron fue agotarnos. Tanto la voz de Peter como la guitarra de Victor fueron increíbles pero el solo de batería que nos brindó Mike , girando las baquetas a la vez que tocaba a una velocidad espasmosa, nos dejó atónitos e hizo que la gente les animase sin parar.

El descanso nos sirvió a muchos para poder seguir en pie después de este derroche de potencia y más cuando nos esperaban los suecos Dark Funeral con su black metal. Su concierto se caracterizó por guitarras y bajo vertiginosos amparados por una batería contundente y cruda especialmente al finalizar las canciones. Calígula demostró que sus registros vocales en directo son muchísimo mejor que en producción, lo cual es de halagar.

A continuación fueron Metal Church, prosiguiendo con la energía que desborda este tipo de música.Tras los cuales, llegó la calma: My Dying Bride, quienes desplegaron las alas de la emotividad y que además tocaron en un contexto muy adecuado a su música, la puesta de sol. Su concierto fue uno de los mejores del festival porque dieron mucha importancia a cada instrumento, pudiendo apreciar claramente los sonidos característicos de los mismos y la destreza de quienes acariciaban sus cuerdas. Asimismo, Aaron sobrecogió a los espectadores, no sólo por los notables cambios de voz, muy apreciables en la canción de 'For You'; sino por la teatralidad que expuso en el escenario; especialmente cuando tocaron 'The Cry of Mankind,' arrodillándose en el escenario. No obstante, se echó en falta el sonido en directo del violín.

Después de esta ebullición de sentimientos, el thrash metal arrasó, era el turno de los norteamericanos Testament, con unas guitarras rompedoras y la voz de Chuck sonó poderosa y firme; aunque al bajo le faltó potencia. Gamma Ray hizo su aparición entrada la noche, consiguiendo congregar a muchísima gente que gozó con cada uno de sus temas.

A medianoche Ministry apareció con un escenario impresionante, rompiendo con todos los esquemas de esa noche en cuanto a puesta en escena. El juego de luces estuvo muy bien encauzado para cada uno de los temas y fue sobresaliente el uso de la pantalla, recreando imágenes de la actualidad y del pasado. Tuvieron un sonido muy limpio y supieron hacer buen uso de la distorsión. En conjunto, el grupo clavó la actuación al basarse en la potencia de la voz de Al Jourgensen, en la fuerza de la batería y los compases caóticos de las guitarras, destacados en su tema 'Just One Fix', momento en que la gente comenzó a saltar sin parar. El último día, arrastrando el cansancio de dos noches intensas, era difícil continuar con la marcha, pero los navarros Koma nos hicieron revivir con sus sonidos vibrantes y unas letras muy cañeras y cómicas, como su canción Imagínatelos cagando donde expusieron al público cantar el estribillo, o con el tema 'Mi jefe'. Lo destacado de este concierto fue la manera de animar a los espectadores que respondieron muy bien al grupo, al cual se le veía disfrutar sobre el escenario.

El siguiente grupo fue Runic, procedentes de Castellón y con un estilo muy característico, viking metal con matices épicos. Me impresionó que este tipo de música se hiciera en nuestro país y con tanta calidad como demuestran estos chicos. Tras este grupo tocaron Crucified Barbara y Jon Oliva's Pain, éste último tuvo un cambio de última hora pues sólo estaba una parte del grupo así que Metal Church se ofreció para tocar tras ellos, haciendo versiones de Savatage bastante interesantes.

Una vez finalizada su actuación, tocó el turno a los portugueses Moonspell. El año pasado también tocaron en el festival y para mi fue una decepción por su pésimo sonido, pero en esta edición han demostrado que no son sólo un grupo de buena producción sino de un directo fantástico. La voz de Fernando se escuchó claramente, tanto las voces graves como las agudas, extrajeron el mejor sonido de las guitarras eléctricas y la batería fue precisa, sobre todo en sus temas 'Nocturna' y 'Alma Mater'. Después de la ambientación oscura de Moonspell, continuaron Within Temtaption con un escenario muy decorativo por lo que pude ver cuando llegué al final de su actuación.

Barón Rojo puso de nuevo el toque heavy al festival, pese a que el sonido del cantante no fue tan bueno como quizás esperábamos conociendo ya a la banda de anteriores conciertos, lo suplieron animando muy bien al público y tocando los temas más cañeros, como 'Resistiré' o 'Hermano del Rock & Roll.'

La noche cayó sobre Gernika y con ella, la avalancha del Power Metal, Edguy, y del Speed Metal, Helloween, quienes nos deleitaron con sus antiguos temas como 'Halloween' o 'I Want Out,' con unos ritmos rápidos y minuciosos. Para finalizar, otra de las actuaciones más deseadas por el ferviente público metalero, Megadeath; que ya con la primera canción nos embriagaron. La modulación de voz de Dave fue magnífica, muy desgarradora y el conjunto en sí fue tremendo, especialmente su marcada batería. El público estuvo al pie del cañón, cantó y saltó como loco, especialmente cuando tocaron 'Symphony for Destruction.'



Este artículo proviene de Sonidobscuro: Portal de Música Oscura en Castellano
http://www.sonidobscuro.com

La dirección de esta noticia es:
http://www.sonidobscuro.com/sections.php?op=viewarticle&artid=1454