Noticias Artículos
Buscar
ENVIAR NOTICIA TU CUENTA NOTICIAS ARTÍCULOS ZONAS AGENDA ENLACES STAFF CONTACTO RSS Feed
  
 
Festival de Paredes de Coura.[15-18:AGO:05]    
(1291 palabras totales en este texto)     Versión para imprimir

       El último de los festivales del norte de Portugal de este verano de 2005 tuvo lugar a mediados de agosto en Paredes de Coura, una localidad a escasos 25 km. de la frontera española (y a 10 km. de donde se celebra el de Vilar de Mouros). Tradicionalmente es el festival más “mainstream”, siempre dentro del concepto de música más o menos alternativa, y la tradición se mantenía este año. El interés para los seguidores de la escena oscura se centraba en el tercer día, con la presencia de dos bandas míticas, Nick Cave & The Bad Seeds y los británicos Killing Joke, dos grupos surgidos de la escena post-punk de los primeros 80 y que se han mantenido en activo estos veinte años con cierto estatus de culto, más Killing Joke que Nick Cave, claro, que ha conseguido llegar a una audiencia más amplia. En cualquier caso se trataba de una oportunidad única de ver a dos bandas que, desgraciadamente, se prodigan mucho menos de lo que gustaría a sus seguidores en España. Oportunidad que se quedaba un tanto coja en cuanto nos enteramos de que, debido a la consabida “indisposición”, Killing Joke se caían del cartel horas antes de subir a escena.

La tarde comenzaba en el escenario principal con la actuación de The National, una banda de pop/rock de tintes épicos, un poco en la onda Coldplay/Radiohead, aunque más guitarreros y contundentes, con un cantante muy competente en esa onda atormentada y emocional que popularizan las bandas citadas, y que aparentemente convencieron a la audiencia que comenzaba a llenar el anfiteatro natural de Paredes de Coura. Tras su actuación se comunica al público la cancelación del show de Killing Joke y su sustitución por Woven Hand, inicialmente previstos para el escenario secundario y que se convirtieron en la primera sorpresa de la noche.

En el libreto de “Rare Cult”, la caja recopilatoria de rarezas de The Cult, se calificaba a ‘The River’ (un tema que apareció como cara B del single de ‘Sweet Soul Sister’) como “american gothic metal” . Pues esa definición me vino a la cabeza en cuanto Woven Hand comenzaron su concierto: un trío de vocalista/guitarra, guitarra y batería, que desgranó una música terriblemente épica y oscura, mística, como una permanente invocación a los dioses indios, llena de guitarras distorsionadas y bases pesadísimas, y con la imponente voz de David Edwards, unas veces filtrada, siempre intensa y poderosa. Los interludios entre temas se rellenaban con samples ambientales (alguno casi industrial). Una actuación sorprendentemente buena y una banda a descubrir para los oídos más inquietos, si sus discos reflejan todas las atmósferas que propiciaron en directo.

A continuación otra de las atracciones del cartel, quizás por motivos extramusicales: Juliette Lewis & The Licks, la banda de punk-rock de la conocida actriz. Musicalmente no hay mucho que decir: rock de raíces punk medianamente contundente, aunque sin pasarse, un par de guitarristas decentes y Juliette en plan estrella total, con unas prestaciones como vocalista bastante llamativas (por lo buenas), aunque la verdad es que les fallan las canciones, muy previsibles la mayoría. Destacar que la actriz acabó la actuación con una versión (bastante descafeinada) de ‘Search And Destroy’ de Iggy & The Stooges y, para sorpresa y susto de su guardaespaldas, arrojándose sobre las primeras filas.

Los siguientes en subir a escena fueron la segunda sorpresa agradable de la noche, que fue el concierto del segundo actor de la noche, Vincent Gallo, que por lo que parece lleva un montón de años haciendo música, bastante alejada de la anterior. También en formación de trío, junto a su esposa Trisha (embarazadísima y que acaparó gran parte del protagonismo del show), la música de Gallo es mucho más experimental, muy suave, oscilando entre atmósfera jazzys y de pop ambiental, con la cálida voz de Trisha en la mayor parte de los temas y el propio Gallo participando en algunas otras, para un concierto muy intimista, quizás no muy apropiado para un festival de estas características y menos apareciendo entre The Licks y Nick Cave, cosa que afectó a parte del público, que no parecía estar cómodo con tanta calma en escena, pero que Vincent Gallo lidió perfectamente con unos cuantos monólogos verdaderamente interesantes entre los temas, bastante apreciables en su mayoría, aunque quizás pequen de cierta autocomplacencia en algunos desarrollos que acaban por hacerse pesados.

El escenario, que había permanecido bastante “vacío” durante toda la noche,comenzó a llenarse de material para las estrellas de la noche, y es que las doce personas que iban a ocupar la escena necesitan mucho equipo. El show de Nick Cave y sus Semillas comenzó como su último disco, con ‘Get Ready For Love’, con protagonismo para los cuatro coristas gospel que acompañan a la banda, y el delirio absoluto del repleto (25000 personas) auditorio de Paredes de Coura, ansioso de asistir a la ceremonia. Una simple nota al piano de Cave introduce la segunda perla de la noche, ‘Red Right Hand’, el primero de los clásicos de un setlist en el que Cave, de riguroso negro y delgadísimo, alternó temas de todas las épocas de su carrera. Así, del doble 'Abbatoir Blues/The Lyre of Orpheus' también aparecieron 'Nature Boy' y 'Hiding All Away' (las siguientes), más 'Supernaturally', 'O Children' y para cerrar el set antes de los bises (como no) 'There She Goes My Beautiful World', el que fuera primer single del disco y que quedó mucho más frío de lo que yo esperaba (quizá el sonido, un tanto desajustado, o la pobre respuesta del público...), algo que también notó Cave, que tras un inicio eléctrico, con patadas al aire y carreras por el escenario acabó cantando frente al pie de micro.

Y para los clásicos pues lo imprescindible: 'Tupelo' (oscurísima y con un crescendo brutal), 'The Ship Song' (dulcificada por los coros), 'The Weeping Song' (muy rítmica), 'Deanna' (con los Bad Seeds en plan desmadre total en los coros) y la diabólica 'The Mercy Seat', con Cave en plan predicador. Para los bises 'Do You Love Me', una salvaje 'City Of Refuse', 'Messiah Ward' y la sorprendente (parece que incluso para Cave, que antes de interpretarla pidió ayuda con el tema) 'God Is In The House'. Un concierto espléndido de una de las mejores bandas de rock que se pueden encontrar ahora mismo en cualquier escenario. Lamento no poder poner fotos del show, pero las estrellas del día, tanto Gallo como Cave, no autorizaron la presencia de fotógrafos en el foso y las que se tomaron desde el auditorio no tienen la calidad suficiente para ser publicadas (si algún asistente tiene fotos decentes estaremos encantados de añadirlas al artículo).

Y aunque este no sea el sitio más adecuado para hablar de otros estilos, creo que el esfuerzo de la organización por traer a algunas de las bandas más relevantes del panorama merece al menos una cita. Como grandes triunfadores del festival aparecen los canadienses Arcade Fire, con un concierto loquísimo pero en el que reprodujeron perfectamente los temas de su aclamado disco debut. También el mismo día los Queens Of The Stone Age, verdaderos ídolos en Portugal y que ya habían participado en el festival, con su rock, más monolítico que nunca en directo. Sobre los Pixies, Kaiser Chiefs, The Roots, The Bravery y !!! pues diversidad de opiniones, pero una oportunidad de ver en tres días a algunas de las bandas más admiradas de la escena alternativa mundial.



Concierto Comentado por: Z  [Sonidobscuro Staff]

Enlaces de Interés: [Festival Paredes de Coura]

*(Derechos Reservados)*

[ Volver Conciertos | Índice de las Secciones ]

Búsqueda de Artículos relacionados

Por Autor: Z

Enlaces Relacionados dentro de Sonidobscuro
(Entra como usuario registrado y tendras mas prestaciones)
  
 
Copyright © Sonidobscuro. Todos los derechos reservados