Noticias Artículos
Buscar
ENVIAR NOTICIA TU CUENTA NOTICIAS ARTÍCULOS ZONAS AGENDA ENLACES STAFF CONTACTO RSS Feed
  
 
Paradise Lost en Barcelona [12:NOV:03]    
(1469 palabras totales en este texto)     Versión para imprimir



      Por fin tuvimos en Barcelona la oportunidad de ver la presentación en directo de "Symbol of Life", el último disco de Paradise Lost, con el que vinieron a principios del 2003 de gira por España, aunque en aquella ocasión no se dejaran caer en la Ciudad Condal.

12 de noviembre del 2003, lugar: Sala Razzmatazz 2, vestida de negro para la cita, en la que Paradise Lost vinieron acompañados de dos bandas teloneras, los barceloneses Onírea, (a los que parece que sólo se les puede ver en directo en grandes ocasiones como esta), y los suecos Deathstars, grandes desconocidos en España, que vinieron en sustitución de Godhead, quienes días antes se vieron forzados a anular su gira como teloneros por una lesión de su batería.

Puntuales salieron al escenario Onírea, con una formación completamente nueva, a excepción de su cantante, Alberto Bravo, que junto a Carlos Muñoz (bajo), David Sàez (batería) y Carles Pérez (guitarra), sorprendieron a propios y extraños; si bien al principio su presencia en el cartel no convencía a muchos, el grupo se encargó de encandilar al respetable con su enérgica puesta en escena, que no dejó indiferente a nadie.

Onírea mostraron su faceta más rockera en esta ocasión, aunque en algunas de sus canciones siguen contando con el añadido de bases programadas, si bien éste es un aspecto que dejan algo más de lado: la verdadera energía del grupo viene de sus cuatro componentes, y de las "tablas" que mostraron encima del escenario.

Ejecutaron un repertorio que, aunque compuesto en su práctica totalidad por temas antiguos de la banda, interpretaron de una manera contundente. Entregados por completo a su actuación, Onírea siguen apostando por el rock con matices oscurantistas, pero evitan el encasillamiento, quizás debido a la multitud de influencias que sus miembros dejan entrever.

Entre el público se murmuraban las dichosas comparaciones, aunque en ningún momento negativas; si las uniéramos todas, tendríamos como resultado una amalgama de The Mission, The Cult, Chameleons, Héroes del Silencio (como única referencia en español, junto a Nino Bravo y otros de su mismo estilo) y los mismísimos Paradise Lost, de quienes quizá recibieron la mejor felicitación de la noche. Ofrecieron una actuación corta e intensa, en la que dejaron claro que la elección de Onírea como teloneros no podía haber sido más acertada, como complemento a lo que llegaría más tarde..

Poco después de su actuación salieron Deathstars, como he dicho, unos perfectos desconocidos en España, presentando su primer CD "Synthetic Generation". A medio camino entre Marilyn y Manson Rammstein, no acabaron de convencer, quizás por la poca originalidad de su estilo. Aun con una cuidada estética, (todos los miembros de la banda embutidos en trajes de vinilo negro, lentillas blancas y maquillaje aun más blanco), lo repetitivo de sus canciones condujeron al público hacia un ligero aburrimiento, quedándose su actuación a medio gas.

Bases electrónicas, guitarras metálicas y mucha frecuencia grave es lo que puebla el estilo de estos suecos, que, aunque potentes, no tienen ningún rasgo identificativo. Aun así, se mantuvieron dignos durante sus 45 minutos de actuación, que quizás se hicieron demasiado largos en espera de las verdaderas estrellas de la noche: Paradise Lost.

A las primeras notas de la introducción de piano de "Erased" salen al escenario los cinco componentes de Paradise Lost: Lee Morris (batería), Steve Edmonson (bajo), los dos guitarristas del grupo, Aaron Aedy y Greg Mackintosh (el cerebro de la banda) y Su Majestad Nick Holmes (voz), frío y distante como de costumbre, aunque sin caer en los excesos de soberbia de los que ha hecho gala en más de una ocasión.

Dejando a un lado la frialdad que muestran en el escenario los cinco músicos, hay que reconocer que son una de las más importantes bandas de gothic metal actuales, y con actuaciones como la de esta noche dejaron claro el por qué: Paradise Lost ofrecen un directo cuidado en todos los detalles, curtido durante sus más de trece años de actividad, que dejan patente en todas y cada una de sus composiciones.

Lógicamente, el grueso de la actuación está compuesto principalmente por temas de su último trabajo, "Symbol of Life", aunque también hacen un repaso a los últimos CD's de la banda, en especial de "One Second", disco del que recuperan tres temas para la ocasión; hay que recordar que fue "One Second" el punto de ruptura de la banda con su estilo anterior, y a partir de ese momento ha sido cuando su popularidad ha ido en aumento, aun a costa de la opinión de sus más acérrimos seguidores, que no siempre interpretaron este cambio de orientación del grupo como algo positivo.

Para ellos, PL rescatan su "Widow", procedente del álbum "Icon", con el que caldean el ambiente de la sala. Le siguen "Behind the Grey", extraído de "Host", el álbum más electrónico de la banda, y vuelven al presente con "No Celebration", el tema más intenso de "Symbol of Life". La única concesión al épico "Draconian Times" la hacen con "Shadowkings", con el que el público ya es suyo. Le siguen "Symbol of Life", con el que bajan la intensidad del concierto, que recuperan con el primer sonido programado de la obligatoria "So Much is Lost", con la que el público vuelve a enloquecer.

La cosa se tranquiliza algo con "Mouth", de su extraño disco "Believe In Nothing", recuperando la intensidad con "Pray Nightfall", y una única concesión a "Shades of God" con el clásico "As I Die", tema que Nick dedica a todos los fumadores presentes en la sala, y con el que llegan al clímax de la noche, que mantendrán con "Mystify", quizás el tema más comercial de "Symbol of Life", y las esperadísimas "Mercy" y "Say just words", como cierre del setlist.

Quizás los seguidores más antiguos del grupo echaron en falta algunos de sus temas clásicos, y sobre todo la forma de cantar de Nick, que evita en todo momento cualquier inclinación gutural como referencia a épocas anteriores de Paradise Lost, algo que la gran mayoría del público actual del grupo agradece, y que es posible que sea una de las más efectivas armas de la banda, gracias a la cual han conseguido alejarse del resto de bandas de doom y metal, desprendiéndose de un calificativo que pudo llegar a ser un lastre, y logrando un status propio.

En general, una actuación potente, en la que apenas bajaron de intensidad, si bien ejecutaron los temas con muy poca diferencia respecto a las versiones grabadas en sus CDs, aunque esa quizás falta de frescura la suplen con un sobrado dominio del directo. Da igual, lo realmente satisfactorio es poder contemplar la evolución de Paradise Lost, y sobre todo saber que con nueve discos a sus espaldas, y un sinfín de conciertos, siguen teniendo la misma energía, demostrando que son una de las pocas bandas en contínua renovación y con más visión de futuro del panorama musical actual. Y que les dure.




Concierto Comentado por: Eternal Rose

*(Derechos Reservados)*

[ Volver Conciertos | Índice de las Secciones ]

Búsqueda de Artículos relacionados

Por Autor: Eternal Rose

Enlaces Relacionados dentro de Sonidobscuro
(Entra como usuario registrado y tendras mas prestaciones)

Búsqueda por :   Paradise Lost

Paradise Lost - 'In Requiem'
en la Sección: Reseñas

Paradise Lost
en la Sección: Artistas

Paradise Lost - 'Paradise Lost'
en la Sección: Reseñas

Paradise Lost en Madrid [16:MAR:03]
en la Sección: Conciertos

Paradise Lost - 'Symbol Of Life'
en la Sección: Reseñas


Búsqueda por :   Onírea

Onírea - 'Ad Libitum'
en la Sección: Reseñas

Onírea + Niños del Brasil en Zaragoza [05:ENE:02]
en la Sección: Conciertos


Búsqueda por :   Deathstars

Deathstars - 'Termination Bliss'
en la Sección: Reseñas

Deathstars
en la Sección: Entrevistas

Zillo Festival 2004
en la Sección: Conciertos

  
 
Copyright © Sonidobscuro. Todos los derechos reservados