Noticias Artículos
Buscar
ENVIAR NOTICIA TU CUENTA NOTICIAS ARTÍCULOS ZONAS AGENDA ENLACES STAFF CONTACTO RSS Feed
  
 
Paradise Lost    
(2023 palabras totales en este texto)     Versión para imprimir
imagen diseñada por: umlaut



      Los precursores del goth metal moderno se formaron a finales de los 80 en su Halifax natal, un área del Noreste de Inglaterra realmente productiva en cuanto a música, pues My Dying Bride también provienen de allí, y Anathema de la cercana  Liverpool. Iniciados como bandas de death metalde la época, los tres grupos van evolucionando por caminos distintos, pero con un interés por la melodía bastante raro para los estándares del género de aquellos tiempos.

Paradise Lost inician su carrera discográfica con Peaceville, al igual que las otras dos bandas, una indepediente de la zona que llevaba Hammy, un fanático del metal que pronto iría añadiendo nuevos fichajes a su impresionante lista de grupos. Y la inician con ‘Lost Paradise’, según el propio Nick Holmes, "una demo puesta en vinilo", que tiene los primeros temas de la banda en ese primigenio death metal, sin demasiada personalidad.

La verdadera novedad llegó un año después, en 1991, con la grabación de ‘Gothic’, disco en el que ya se aprecian cosas: los temas se ralentizan (sin llegar a los tempos pesados del doom), y las estructuras melódicas de las canciones, apoyadas sobre todo en la guitarra de Gregor Mackintosh  usando incluso acústicas, empiezan a alejarse de la brutalidad y oscuridad del death para buscar un estilo propio, muy melancólico, aunque todavía no se produzca el salto definitivo a nivel de sonido. El tema insignia de este disco podría ser ‘The Painless’, donde también se incluye una voz femenina, otra de las marcas de la casa en los dos siguientes discos y que tanto influyó en el resto de la escena europea. La formación la completaban Aaron Eady a la guitarra rítmica, Stephen Edmonson al bajo y Mathew Archer a la batería, el único puesto donde se han producido cambios dentro de una banda muy estable. El grupo pasa entonces a Music For Nations, otra independiente algo mayor que alcanza algún tipo de acuerdo con Peaceville, que se convierte en una especie de subsello para bandas más underground.

El siguiente paso fue ‘Shades of God’, donde comienzan las variaciones en la producción: se busca (y se consigue) un sonido mucho más limpio para continuar profundizando en el cambio. ‘As I Die’ fue el primer hit de Paradise Lost a nivel europeo, y es una buena muestra de por donde iban los tiros de la banda: comienzo pausado con guitarras limpias y voz grave y calmada, para estallar en una parte más dura, pero igual de controlada y melódica, más agresiva pero llevada por un punteo agudo  de Mackintosh , que se convertiría en una de las señas de identidad del grupo. Después hay temas más duros, 'Pity The Sadness' es otro de los imprescindibles, pero manteniendo siempre ese toque melódico, curiosamente más por las partes de guitarra que en las líneas vocales.

Y la evolución estilística hasta la creación del nuevo estilo llega a su fin con la obra maestra ‘Icon’, donde Paradise Lost ya solo suenan a Paradise Lost, a lo que ellos quieren hacer, de principio a fin. Desde ‘Embers Fire’ y su grandiosa épica a medio tiempo, como ‘Colossal Rains’, como ‘True Belief’, a las más agresivas ‘Remembrance’ o ‘Dying Freedom’, todas ellas marcadas por la omnipresente guitarra de Mackintosh en un trabajo formidable, que todavía es influencia básica en el goth metal actual. Los últimos temas, más experimentales,'Christendom’ y ‘Deus Miserator’ , más suaves y con voces femeninas otra vez, que abren la puerta a todos los grupos de goth metal tipo ‘Bella-Bestia’ que proliferaron en los años siguientes, y cuyas pautas compositivas y de sonido parecen sacados de estas dos canciones.

Estamos en 1995 y aparece el disco que creará la primera polémica, aunque bastante limitada. Si con ‘Icon’ el grupo se colocaba a la cabeza de un género naciente, ‘Draconian Times’ fue visto por algunos como el primer intento de Paradise Lost de salirse del ámbito más o menos underground para llegar a un público más amplio. No es que el disco sea más comercial, pero si hay una cierta búsqueda de una mayor accesibilidad, como si fuera una versión pulida de ‘Icon’, sin traicionar la fórmula original del grupo, que sigue ahí‘Enchantmet’ o ‘Forever Failure’ en cuanto a medios tiempos, y las fantásticas ‘The Last Time’ o ‘Hallowed Land’, más rápidas. Los temas son más cortos y directos, y la producción más contenida, pero el disco creó escuela, y son innumerables las bandas que todavía buscan el sonido ‘Draconian Times’ en la actualidad.

En este disco se produce el primer cambio en la formación: Archer deja el grupo para ser sustituído por Lee Morris. Y como prueba del éxito comercial aparecen diversas ediciones del CD, y posteriormente, para apoyar la gira, se edita una caja formato libro que contiene, además de CD, original un segundo disco con las caras B de los singles ‘The Last Time’ y ‘Forever Failure’, donde está el primer guiño de Paradise Lost al góticode los 80: la versión de ‘Walk Away’, más seis temas en directo de la gira de ‘Icon’.

Para la siguiente etapa, Nick Holmes, convertido ya en estrella de la escena metálica, anuncia cambios (más o menos) drásticos, influencias nuevas....’One second’, la segunda polémica, más extensa ésta vez, que comienza con la edición del single ‘Say Just Words’ (y eso que es casi la más agresiva...) unos días antes de la de disco completo. Y sí, ahora sí hay un cambio considerable en la forma: las bases son más rockeras, los teclados adquieren protagonismo y la voz de Holmes ya es siempre (casi) limpia. Y sobre todo desaparecen los trabajos melódicos de Mackintosh, más concentrado aquí en las rítmicas y en solos puntuales (espléndidos, eso sí). Con todo, me parece un gran disco, con muy buenas canciones, aunque suponga un cambio radical de sonido. ‘One Second’, ‘Mercy’, ‘This Cold Life’ o mi favorita ‘Another Day’ son excelentes temas, aunque no tengan nada que ver con etapas anteriores.

Una vez calmados los ánimos, al comprobar los fans más metaleros que el presunto cambio al tecno no era tal, sobre todo después de la gira (en la que se grabó el concierto del Shepherd’s Bush en Londres para su edición en vídeo y posteriormente en DVD) y un recopilatorio (‘Reflections’, que tenía tres temas de ése show) pues llegó el cambio al tecno: ‘Host’, en 1999. Aquí ya no hay guitarras, o las que hay (‘Behind the Grey’) están tan tratadas que apenas se distinguen entre un mar de teclados y cuerdas, de bases electrónicas y temas casi pop, no malos (a mí me gusta este disco) pero nada de metal como se vislumbraba en ‘One Second’.

‘Host’ es un disco de pop (oscuro) básicamente <electrónico, que tiene más que ver con Depeche Mode (era 93-95, no con el tecno pop de los inicios) que con cualquier otra cosa. No hablamos de electrodark o de EBM, ni siquiera de And One o Mesh, nada tan pop, porque Paradise Lost vienen del metaly por tanto su forma de componer y las estructuras de sus temas son distintas. Por tanto, para los lectores muy electro que quieran acercarse a las guitarras: animáos, que además está barato por ahí...

Ya expulsados del universo metálico, los siguientes años de la banda se suceden entre cambios de sello, giras y anuncios de vuelta a las raíces: ‘Believe In Nothing’ en 2001, que se queda a medio camino de ninguna parte (a mí me gusta ‘Fader’...) y ‘Symbol of Life’ de 2003, que (ver comentarios de los dos últimos discos) para algunos sí supone un nuevo salto de calidad y de vuelta a cierto estilo original, si no en la forma, que sigue siendo básicamente rockera, si en el fondo, aunque yo sigo pensando que le fallan las canciones. Después, un directo oficial, ‘At The BBC’ que recoge varias apariciones en programas de la BBC hasta 1995 y el recién salido ‘Paradise Lost’ (con nuevo cambio en la batería), cuyo comentario también está disponible en la sección de CDs y no voy a repetir aquí.

La evolución de la banda también ha repercutido en sus directos, que desde que el  cambio desató las iras de parte del público comenzaron a pecar de cierta falta de intensidad, al menos en sus visitas a España. Quizás ha sido mala suerte y nos tocan los días malos de la gira, o que a Holmes no le gusta España, pero la verdad es que las últimas veces que han venido por aquí la cosa no ha salido todo lo bien que debería. A falta de conocer la recepción crítica que ha tenido el último disco y cómo le sentará a la banda, los conciertos que darán en España (y Portugal, especialmente para los gallegos y de otras zonas limítrofes) se presentan como una buena oportunidad para comprobar el estado de forma de un grupo decisivo en la formación y evolución de toda la escena gótico-metálicaeuropea, y que cuando quiere sabe como ofrecer un gran espectáculo en vivo.

Discografía Básica:

  • 1990 - 'Lost Paradise' - Vile Music
  • 1991 - 'Gothic' - Vile Music
  • 1992 - 'Shades of God' - Music for Nations
  • 1993 - 'Icon' - Music for Nations
  • 1995 - 'Draconian Times' - Music for Nations
  • 1997 - 'The Singles Collection' - Music for Nations
  • 1997 - 'One Second' - Music for Nations
  • 1998 - 'Reflection' - Music for Nations
  • 1999 - 'Host' - EMI
  • 2001 - 'Believe in Nothing' - EMI
  • 2002 - 'Symbol of Life' - GUN
  • 2003 - 'At the BBC' - Strange Fruit
  • 2005 - 'Paradise Lost' - GUN




Artículo por: Z  [Sonidobscuro Staff] - [ABR:05]

Enlaces de Interés: [Paradise Lost]

*(Derechos Reservados)*

[ Volver Artistas | Índice de las Secciones ]

Búsqueda de Artículos relacionados

Por Autor: Z

Enlaces Relacionados dentro de Sonidobscuro
(Entra como usuario registrado y tendras mas prestaciones)

Búsqueda por :   Paradise Lost

Paradise Lost - 'In Requiem'
en la Sección: Reseñas

Paradise Lost - 'Paradise Lost'
en la Sección: Reseñas

Paradise Lost en Barcelona [12:NOV:03]
en la Sección: Conciertos

Paradise Lost en Madrid [16:MAR:03]
en la Sección: Conciertos

Paradise Lost - 'Symbol Of Life'
en la Sección: Reseñas

  
 
Copyright © Sonidobscuro. Todos los derechos reservados