Noticias Artículos
Buscar
ENVIAR NOTICIA TU CUENTA NOTICIAS ARTÍCULOS ZONAS AGENDA ENLACES STAFF CONTACTO RSS Feed
  
 
Moonspell    
(1983 palabras totales en este texto)     Versión para imprimir



      Nacidos en la segunda generación de bandas de Black Metal que surgió en Europa tras el éxito de Mayhem, Moonspell no encajaron sin embargo en los estrictos cánones del género: incluso en sus primeras grabaciones, ‘Serpent Angel’ y ‘Goat on fire’, quizá sus momentos más Black, mantenían un sentido melódico mucho más acentuado que el resto de grupos que practicaban el estilo en aquel momento. Su primera grabación seria fue el miniLP ‘Under the Moonspell’, en 1994, para el sello francés Adipocere, donde coincidían con otras bandas tan inclasificables como ellos, léase Alastis o Bethlehem. A pesar de aparecer en su Mail Order como ‘The Moonspell Black Metal Hordes’, ya digo que no tenían mucho que ver con el sonido típico del género: si había algún blastbeat, pero en general la música se desarrolla a medio tiempo, y ya tienen mucha importancia los teclados, que por aquel entonces estaban casi proscritos en un disco de Black Metal. Tampoco la voz de Fernando Ribeiro, (a.k.a. Langsuyar en aquellos tiempos), grave y rotunda a la vez, ni las melodías eran las habituales. Tampoco las letras, que a pesar de contener referencias satánicas ya dejaban ver la importancia de la literatura y poesía, con referencias al Marqués de Sade, influencias que se mantienen durante toda la carrera de la banda.


Under the Moonspell’ fue la carta de presentación de los portugueses al mundo, y ‘Wolfheart’ fue su primera obra maestra. Grabado ya con más medios, y con la producción de Waldemar Sorychta, supuso la incorporación a la independiente por antonomasia del metal europeo, Century Media, y el alejamiento definitivo del Black Metalpara fijar un estilo propio, encuadrado dentro del Metal Góticopero con referencias muy personales, tanto temáticas (los lobos, hechizos, etc.) como musicales: elementos del folklore luso, no ya en ‘Trebaruna’ y ‘Ataegina’, sino en los temas más metálicos como ‘Wolfshade’ o ‘Midnight ride’, o la oda gótica ‘Erotic alchemy’ Todo el disco es imprescindible, pero por supuesto hay que hacer referencia a los dos primero himnos del grupo, aclamados todavía en sus conciertos en cualquier parte del mundo: ‘Vampiria’, toda una demostración de talento y complejidad musical, que apareció en multitud de recopilatorios de la época, y el canto a la patria ‘Alma Mater’, épico hasta el límite y que fue el apoteósico final de sus conciertos hasta la última gira, donde aparece como cuarto tema en el setlist.


Después de girar por toda Europa otra vez el grupo se vuelve al estudio a por su tercer disco y segunda obra maestra: ‘Irreligious’. Ahora el sonido se hace un poco más convencional, menos personal, y para algunos se inicia el acercamiento al gótico más puro: ‘Awake’ o ‘A poisoned gift’.’Opium’ fue y sigue siendo la bomba del disco y de los conciertos y las referencias literarias salen a la luz otra vez: ‘Herr Spiegelmann’, introducida por unas líneas de ‘El perfume’ o ‘Mephisto’, toda una descripción del personaje en cuestión que podría estar sacada de Wilde o Goethe. Para el final queda la vuelta a las raíces y la épica de ‘Full Moon Madness’, declaración de la naturaleza licántropa del grupo: ‘Somos memorias de lobos...’.


Otro tour europeo, cada vez con más éxito, y la banda vuelve al estudio anunciando novedades, como la marcha del bajista Ares, que tienen una primera muestra en ‘2econd skin’, un doble EP publicado unos meses antes del disco y que tenía el tema título, una versión todavía más gótica de ‘Erotic Alchemy’ acompañada por su revisión del ‘Sacred’ de Depeche Mode, más un segundo cd con 7 temas en vivo recogidos en la gira de ‘Irreligious’. Y las novedades se confirmaban en el tema título, que abandonaba ya el metal para acercarse a los ritmos del rock góticomás electrónico, y que volvía a estar dedicada a un escritor, en este caso William S. Burroughs. Después llegó el disco ‘Sin/Pecado’, álbum conceptual dedicado a la religión católica, pero desde un acercamiento filosófico, no hablamos de las típicas letras ‘anti’ descerebradas: ‘Handmade God’ o el fanatismo y las sectas, ‘Magdalene’ y la obsesión por ‘la carne’, ‘Let the children cum...’ y los abusos...en fin, una colección de letras que para mí no tienen rival en la escena gótica de los 90, el disco perfecto, inteligente y preciso, en el fondo y en la forma. Una anécdota: recordáis cuando salieron a la luz los abusos a menores en la iglesia estadounidense, hace dos o tres años? Una de las mujeres que lo había sufrido declaró que el sacerdote en cuestión les decía que como prometidas de Cristo que eran debían entregarse a Él a través del sacerdote. Pues bien, en ‘Let the children cum...’ el sacerdote Ribeiro acaba la canción diciendo ‘Hey lil’ Jesus bride, be my wife...’ 6 años antes de que el escándalo saliera a la luz. Durante esta gira fue la primera vez que les vi en directo, y ya la puesta en escena era realmente impactante: la intro del disco enlazada con el fragmento instrumental de ‘Let the children cum...’, y sobre el escenario a oscuras aparece el sacerdote Ribeiro, ataviado con una sotana polvorienta y un estola, los ojos negros, el pelo blanqueado.... alucinante, espero que aparezca en el próximo DVD que va a publicar la banda. Musicalmente el disco suponía el abandono del metal, un poco como habían hecho Paradise Lost en ‘One second’, que fue publicado también en esa época, pero para mí ‘Sin’ es mucho más rico y tiene mejores canciones. ‘Abysmo’ o ‘V.C’ como los temas más agresivos, ‘Magdalene’ y ‘Mute’ los más electrónicos, junto al experimental ‘Eurótica’ o ‘Handmade God’ y la citada ‘Let the children cum...’ como los temas más metálicos, pero alejados del Goth Metaltípico. Lo dicho, para mí su mejor disco, aunque les supuso ser tachados de comerciales y todas esas cosa que les pasan a los grupos de Metal cuando sacan algo distinto. Esta vez el final de la etapa de conciertos llevó a un proyecto paralelo: Daemonarch y el disco ‘Hermeticum’,Black Metal melódicoen estado puro, grabado por todos los miembros de la banda para dar salida a unas composiciones más esotéricas y oscuras que dieron lugar a un disco excelente.


Y llegó la polémica con ‘The butterfly effect’, un disco variado, quizás demasiado, con referencias al sonido ‘Sin’ en algunos temas, al metal en otros, con ritmos más complejos, canciones más ‘raras’, que dejó descolocados a todos, metaleros y góticos. No es que los temas sean malos (bueno, alguno malo sí hay), pero yo creo que el grupo pecó de precipitación: era el tercer disco en cuatro años, sin contar el de Daemonarch, y este trabajo parecía más una demo, con los temas en fase de trabajo todavía. El desconcierto fue mayor si consideramos que el disco y gira anteriores habían colocado a Moonspell en la parte alta de la escena, ya no eran un grupo underground, y por tanto había más gente esperando su música que antes, y también estaban lógicamente dispuestos a valorarla. De hecho incluso llegaron a producirse tensiones en el seno de la banda y una especie de disculpa pública por haberse salido de lo que se esperaba de ellos. Visto con perspectiva el disco no es malo ni mucho menos, pero sí deja una sensación de que la cosa tendría que haber ido de otra manera.


Un año después el grupo se reunía para volver a la senda perdida, tanto estilística como comercialmente, con otro movimiento un tanto extraño: el siguiente disco no sería grabado con Sorychta, sino que se viaja a Finlandia para trabajar con el nuevo gurú gótico, Hiili Hiilesmaa, que después del éxito de HIM no paraba de trabajar con grupos que trataban de repetir la fórmula. El resultado fue ‘Darkness and hope’, la vuelta al sonido clásico, mezcla de ‘Irreligious’ y ‘Sin’, con temas excelentes (‘Nocturna’,’Heartshaped abyss’ y otros) que ya dejaron satisfecho al público, porque era lo que se esperaba de Moonspell. Personalmente me gusta casi todo el disco, pero no cómo suena. La producción se queda a medio camino entre una banda que quiere volver al sonido perdido y un productor que cree que lo han elegido para sonar a Finnvox, en tierra de nadie. Como anécdota queda ‘Firewalking’, que parece ‘Opium’ versión 2001, curioso porque la estructura de la canción y de la producción son calcadas a la del clásico.


Otra gira mundial y casi sin descanso vuelta a Finlandia para grabar ‘The antidote’, otra vez con Hiili pero sin el bajista Sergio Crestana, que fue sustituído en la grabación por Niclas Etelavuori, de Amorphis. En este caso si hay entendimiento entre banda y productor, y el disco suena muy contundente. Estilísticamente es más metálico que el anterior, más duro y oscuro, menos melódico, pero para mi gusto flojean las últimas canciones. Creo que con la producción y las primeras canciones de ‘The antidote’ y muchas de las composiciones de ‘Darkness and Hope’ se habría conseguido otra obra maestra. Así se quedan en dos muy buenos trabajos. El disco fue creado a la vez, en una especie de retroalimentación, con el escritor Jose Luis Peixoto, que escribió un libro de relatos que aparece en versión multimedia junto al disco.


Actualmente la banda se encuentra recopilando imágenes para un DVD que saldrá en verano, y preparando un nuevo disco, otra vez con Waldemar Sorychta, que dicen quieren que sea una vuelta al sonido más épico y oscuro de sus inicios. También han participado en la banda sonora de ‘I’ll see you in my dreams’, una película portuguesa de zombies, y en la creación de música para un espectáculo de danza basado en un mito portugués sobre los muertos. Eso y las presentaciones de ‘The Antidote’, que se realizaron en forma de spoken words de la banda junto a Peixoto hacen esperar quizás un nuevo proyecto ambiental, ya lo veremos. Y como esto se publica con motivo de sus conciertos, hablemos un poco de las prestaciones en vivo de la banda. Tenéis una reseña del concierto de diciembre en el Hard Club en la sección de conciertos, y lo dicho allí vale para cualquier época del grupo, que lo tiene todo para los espectáculos en vivo: Fernando Ribeiro es un excelente cantante y mejor frontman, menos teatral ahora que en los primeros tiempos. El resto de músicos son excelentes: Mike Gaspar y su batería han ganado protagonismo en los últimos discos, y su pegada es asombrosa. El guitarrista Ricardo Amorim está liberado ahora de las rítmicas por el apoyo de Pedro Paixao en muchos temas y muestra una técnica excelente, que antes no prodigaba tanto por ser el único guitarrista de la banda. Pedro Paixao alterna los teclados, claves en el sonido del grupo, con la guitarra para hacerlo más duro, y el bajo siempre está presente, o toque quien lo toque. Y la escenografía es muy cuidada, pero nada de espectáculos gratuítos o pirotecnia: unas luces excelentes, pero excelentes de verdad, trabajadas y apoyando lo que quiere la canción, y la interpretación siempre poderosísima de Ribeiro y el resto del grupo.



Discografía Básica:

  • 1994 - 'Under the Moonspell' - Adipocere Records
  • 1995 - 'Wolfheart' - Century Media
  • 1996 - 'Irreligious' - Century Media
  • 1997 - 'Second Skin' - Century Media
  • 1998 - 'Sin/Pecado' - Century Media
  • 1999 - 'Hermeticum' - Daemonarch-Century Media
  • 1999 - 'The Butterfly Effect' - Century Media
  • 2001 - 'Darkness and Hope' - Century Media
  • 2003 - 'The Antidote' - Century Media




Artículo por: Z - [MAR:05]

Enlaces de Interés: [Moonspell]

*(Derechos Reservados)*

[ Volver Artistas | Índice de las Secciones ]

Búsqueda de Artículos relacionados

Por Autor: Z

Enlaces Relacionados dentro de Sonidobscuro
(Entra como usuario registrado y tendras mas prestaciones)

Búsqueda por :   Moonspell

Moonspell [2006]
en la Sección: Entrevistas

Moonspell - 'Memorial'
en la Sección: Reseñas

Moonspell en Oporto, Portugal [18:DIC:04]
en la Sección: Conciertos

  
 
Copyright © Sonidobscuro. Todos los derechos reservados